sábado, 18 de abril de 2009

Pedazo de mi




Pedazo arrancado de mi,
corazón sangrante,
Jardín que en otro tiempo
Era verde, bello y repleto de flores.
Hoy, seco y marchito,
abandonado en lágrimas.
Se respiraba aún en él el niño que fuí.
Volaban las mariposas multicolores
Los girasoles como el oro
y las brisas llevaban el polén.

Era la mirada del amado que lo cuidaba.
Oh seco de mi !
Que se han hecho el Sol y las suaves
Lluvias que lo regaban.
que ha sido de ese jardín
Donde jugabamos y con nosotros el amor
Las miradas tiernas
Y Las músicas suaves
Los poemas abiertos como copas de árboles.

Oh Pedazo de mi arrancado !
Como se arranca la pureza
de un alma a fuerza de maltrato
Y la luz de los ojos enamorados.